Tienes un email

¿Cómo es posible que cada vez que veo un nuevo mensaje tuyo en mi bandeja de entrada se me ponga la piel de gallina? Es alucinante la sensación que experimento cada vez que leo alguno de tus emails. Pero también siento una sensación de vacío inmenso cuando veo que he terminado de leerlo y que ya no me queda nada más de ti.

Dices que me echas de menos, que me quieres, que me cuidas… Pero siempre desde la distancia.

¡Qué presión! Tengo que editar de nuevo el libro para que merezca la pena leerlo tantísimas veces como dices, porque si no te gusta, se te va a hacer realmente pesado leerlo por mucho que digas que será como tener pequeñas partes de mí.

¿Crees que ese libro lleva algo de mi alma? Es posible. Por lo menos sé que en muchas de las palabras he desprendido pasión y experiencias propias. Sé que he sentido cada una de las letras que he escrito.

Te lo firmaría todas y cada una de las veces que hiciera falta. En todos y cada uno de los idiomas posibles. Te dedicaría cada una de las comas que escribí en él y cada uno de los pensamientos que experimenté al escribirlo. Firmaría en cada página para que cada vez que tuvieras que cambiar de hoja recordaras de quién es.

¿Mis palabras se grabarán en tu pecho? No lo creo. Pero sé que escribiría las palabras exactas para marcar tu alma.

Me resulta irónico que digas que sientes que algo en ti se muere al decirte que, después de meses, estoy interesada en otra persona. Te recuerdo que fuíste tú quien frenó esta maravillosa locura. Todavía recuerdo con una amarga sonrisa nuestra primera noche. Te quedaste hablando conmigo hasta que sonó tu despertador para irte a trabajar. Tienes el record en hacerme sentir cosas que nadie me había hecho sentir en mucho y tan poco tiempo. También recuerdo que siempre me has dicho que querías ser gato en mi casa. Y no he olvidado en ningún momento que me dijiste que cerrara los ojos, y sintiera aquello que iba a hacer. Que lo hiciera desde dentro. Sigo pensando que eres una persona maravillosa.

No quiero consejos para ligar. No los necesito. Todo es muy simple. Si él no se molesta en formar parte de mi vida, llegará un momento en el que yo me canse de querer formar parte de la suya. Ambos sabemos que esto es cosa de dos, no sólo de uno. Por mucho que ese uno insista e intente convencer a la otra persona de lo fantástico que sería todo. Por mucho que ambos se echen de menos.

Este email está llegando a su fin, y no quiero. Me quedaría escribiéndote durante horas y horas. Podría escribir un libro sólo con todas las cosas que te diría. Ahora mismo estoy pensando que voy a escribir un libro el cual sea sólo hablando de todos nuestros emails.

Se me olvidaba decirte algo. Hace unas semanas abrí un nuevo blog en el que todos los días escribo. Si te apetece saber de mí cada día, por el tono de mis publicaciones podrás saber más o menos cómo estoy. El blog es el siguiente: http://www.limonesrojos.blogspot.com

Mi entrada favorita es la del día 16 de febrero, aunque también me gustan mucho las del día 28F, 25F y la del 1 de marzo. Me gustaría que me dijeras qué opinas.

Me despido de ti, muy a mi pesar, pero si sigo escribiéndote voy a pasarme toda la noche haciéndolo.

Buenas noches de la más. La más sexy, la más irónica, la más… Tú más.

 

email

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s