Cómo hablar de todo y a la vez de nada

Ya es prácticamente mitad de semana. ¿Qué tal os está yendo?

Hoy no tengo mucha idea sobre qué puedo escribir, pero como no falto ni un sólo día a nuestra cita, y mañana tengo un día un poco ocupado, quería dejar escrita la entrada de hoy.

Podría hablaros sobre la música que estoy escuchando ahora mismo (Every breath you take, del grupo Police), pero no creo que sea una entrada muy entretenida.

También podría hablaros sobre mi día de hoy, que ha sido bastante interesante, pero no creo que os interese mucho.

Puedo hablaros sobre el tiempo. Sí, el tiempo. ¿Qué tal tiempo hace desde donde me leéis? Aquí llueve.

Bueno, pues como ya he hablado sobre el tiempo, doy la entrada de hoy por terminada.

Buenas noches.

Es broma. No voy a hablaros sobre el tiempo porque eso no es un tema muy interesante.
Estoy pensando que hace dos días que no sé nada de esa persona que tendría que haberme escrito un mensajito o haberme llamado, pero tampoco es algo que me importe mucho en este momento. Él se lo pierde. Como dice una de mis personas favoritas en el mundo, si no te llama mejor, que así puedo verte yo.

Pero tampoco os voy a contar mi vida sentimental, al menos hoy. Aunque si os interesa saber algo en especial, siempre podéis preguntarme, que yo encantada de responderos a cualquier pregunta que queráis hacerme.

Roxanne… You don’t have to put on the red light… Me encanta esta canción. ¿Os gusta a vosotros? A mí me encanta la música de los 50 a los 90, me parece que fueron unas décadas magníficas. No me importaría haberlas vivido. Pero nacer en 1993 no es tan malo. Por lo menos nací un buen día. Seguro que os estáis preguntando qué día nací. Pues os vais a quedar con las ganas.

Es broma. Nací el 23 de abril del año 1993. Mi cumpleaños está cerca y se admiten regalos. Considero que es uno de los mejores días para nacer porque, al ser el día del libro (y sí, también es San Jorge, que si no lo digo, mi ex novio me lo va a recordar durante días), es un día que la gente recuerda. Y si además eres una persona tan simpática como yo, pues seguro que ya no olvidan nunca tu cumpleaños.

Ahora estoy esperando a que Modesto baje del árbol para que yo pueda subir. Espero que haya una escalera para poder hacerlo, que no me gusta trepar por los árboles como los orangutanes.

Me estoy dando cuenta de que os he escrito bastante y en realidad no he dicho nada en especial, pero si habéis llegado hasta aquí es porque tampoco debe ser tan aburrida esta entrada. Después de esto seguro que más de uno deja de leer mi blog.

Antes de despedirme, quiero adelantaros una buena noticia. Estoy en proceso de publicación de un libro de suspense que escribí hace unos meses y que, aunque va a contar con tres partes, espero que os enganche desde la primera. Cuando esté publicado, prometo dedicarle una entrada. Quería comentarlo porque he recordado que en todo el tiempo que llevo con el blog, no lo había mencionado ni una sola vez, y la verdad es que, si lleváis tanto tiempo molestándoos en seguirme a diario, qué menos que compartir esto con vosotros.

Dicho esto, os deseo un gran miércoles y animaros a todos los que queráis a contactar conmigo, porque estaré encantada de escribir sobre algo que queráis, hacer declaraciones de amor a la persona que no os llama, dar malas noticias… Siempre es bueno que participéis.

Buenas noches a todos y a todas.

 

hablar-sin-decir-nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s