La verdadera importancia de un profesor

A lo largo de nuestra vida tenemos decenas de profesores. Primero en la guardería, después en el colegio, en el instituto y luego en el grado medio, superior o universidad, pero en total podemos tener aproximadamente unos 100 profesores a lo largo de nuestra vida y, todos ellos, aunque sea un poco, influyen en nuestra vida.

Su labor es aportarnos conocimientos, pero muchas veces la relación con algunos profesores va más allá, y es entonces cuando se crean lazos con ellos. El relacionarse con los alumnos es algo mucho más importante de lo que ellos mismos pueden llegar a imaginarse, ya que cuando una persona va a clase con ganas, además de aprender más cosas porque estará más atento, el buen humor influirá en su vida personal.

Un estudiante no sólo va al centro a aprender, sino que va a formarse también como persona, por lo que los profesores deberían estar ahí para poder compartir con sus alumnos el día a día y volcarse en ayudarles a mejorar.

Seguro que todos recordáis a algún profesor que os haya marcado vuestra infancia, ya sea en la guardería o colegio, pero todos hemos tenido algún profesor que se ha implicado incluso a nivel personal con vosotros y os ha ayudado en momentos en los que realmente lo necesitábais.

Una vez que se pasa al instituto, a pesar de ser una relación diferente con los profesores, ya que no hay un tutor que da todas las asignaturas, sino que cada una tiene uno diferente, seguro que os viene a la cabeza alguno que os haya ayudado para poder llegar a lo que queríais ser o que os ha apoyado en todo lo posible para que aprobárais su asignatura.

Son profesores que han ayudado a decidir nuestro futuro, porque entre los 12 y 18 años es cuando las personas debemos decidir qué es lo que querremos hacer en un futuro, y un gran porcentaje a la hora de tomar nuestra decisión son nuestros formadores, en los que incluyo tanto profesores como padres.

Es muy diferente el llegar a clase con una gran sonrisa sabiendo que te apetece estar allí, a tener que ir porque es tu deber y que lo que menos te apetezca en ese momento sea ver a tu profesor porque la relación con él es mala o incluso nula.

Los profesores tenéis que tener en cuenta que influís completamente en vuestros alumnos, que estáis en su día a día y los formáis, por lo que el dedicarnos una sonrisa no es tan difícil. Tenéis que conseguir llegar a ellos y transmitirles el mayor número de cosas posible.

Desde aquí quiero agradecer a todos los grandes profesores que he tenido a lo largo de mi vida su dedicación y todo el apoyo que he recibido por parte de ellos, y a aquellos de los que me he acordado para mal, quiero pedirles que, por favor, no hagan que otras personas os recuerden del mismo modo que yo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s